Sacrificio y recompensa

Buenas ideas para vivir
21 diciembre 2023
El Deseado de las naciones
22 diciembre 2023
Buenas ideas para vivir
21 diciembre 2023
El Deseado de las naciones
22 diciembre 2023




LECTURA: 2A TIMOTEO 2:1- 13

“…no es coronado si no lucha legítimamente.” v.5

En su juventud, uno de mis hermanos se aficionó al ciclismo, llegando a formar parte de un equipo y representando a Honduras en varias competencias internacionales. También trabajaba en una empresa ocho horas diarias, sin embargo eso no impedía que por las madrugadas saliera a practicar y los fines de semana viajaba al interior del país para perfeccionar su resistencia.

Cuando el clima le impedía salir entrenaba en casa. Este estilo de vida le impedía participar en varios festejos familiares, y en algunas ocasiones regresó a casa con raspones en todo el cuerpo; pero cada vez que competía, regresaba a casa con trofeos.

El apóstol Pablo compara nuestra vida cristiana con la vida de un atleta, un agricultor y un soldado. Los tres ejemplos tienen una cualidad en común, deben ser pacientes.

El agricultor trabajará arduamente antes de cosechar el fruto de la tierra. El atleta se ejercitará hasta más no poder para perfeccionar cada parte de su cuerpo y hacerlo idóneo para la competencia. El soldado entrenará largas horas antes de salir a la batalla.

Otra cualidad de estos personajes es la obediencia. El soldado obedece a su superior, el atleta debe seguir al pie de la letra las instrucciones de su entrenador y el agricultor debe ceñirse a los tiempos. Los tres se esfuerzan por alcanzar sus metas para saborear la victoria.

Si usted desea triunfar en su área de trabajo, siga el ejemplo de los tres personajes. Ninguno de ellos se enredó en los negocios de la vida, es decir, no perdieron de vista su meta. Triunfaron porque estuvieron dispuestos a sacrificarse, ser pacientes y obedientes.

Miriam Bermúdez, Honduras

Tú pues, milita como buen soldado



Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 21. Para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *