Esperando en Dios

La fuerza de la esperanza
23 enero 2024
Agradecimiento
25 enero 2024
La fuerza de la esperanza
23 enero 2024
Agradecimiento
25 enero 2024




LECTURA BÍBLICA: 1 SAMUEL 2:1-12

nadie será fuerte por su propia fuerza.” v.9

La historia de Ana sorprende y conmueve. Era una mujer temerosa de Dios pero no podía tener hijos, lo que significaba un rechazo en la sociedad de su tiempo, sufriendo por años el desprecio y las burlas aún de la propia familia.

En respuesta a sus lágrimas y oración, Dios le concedió tener varios hijos, entre ellos Samuel, su primogénito, quien llegó a ser profeta y guía de Israel.

Ana expresó su gratitud a Dios con un canto de alabanza; había esperado en Él y Dios le había respondido. Ella confesó que la fuerza y el poder sólo vienen de Dios. Ana es un ejemplo para nosotros de paciencia y esperanza.

Somos conscientes que no todas las circunstancias que nos ocurren en la vida se resuelven favorablemente; a veces no hay respuesta a nuestros interrogantes.

Un pastor amigo mío me comentaba cómo su mujer y sus hijos habían tenido cáncer, una situación muy dura y dolorosa para la familia, que llevan sufriendo por años. Pero a pesar de este drama familiar, su rostro inspiraba el amor y la paz de Jesucristo.

En circunstancias adversas nuestra actitud es esperar y descansar en Dios. Aunque humanamente no lo entendamos y nos cueste trabajo aceptarlo, tenemos la verdad inamovible de que “todo obra para bien a los que aman a Dios” (Romanos 8:28); todo, aunque parezca imposible, significa todo.

Ana comenzó este cántico con: “Mi corazón se regocija en el Señor”.

Tenemos la palabra de Dios para regocijarnos en sus promesas de bien, su presencia y su cercanía. Él es nuestra verdadera esperanza.

José Luis Briones, España

La esperanza segura es confiar y esperar en Dios



Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 22. Para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *