La satisfacción del yo

Nicolás Maquiavelo
7 febrero 2024
Lo que enseñan las tragedias
8 febrero 2024
Nicolás Maquiavelo
7 febrero 2024
Lo que enseñan las tragedias
8 febrero 2024




LECTURA BÍBLICA: JUAN 3:1-7

Respondió Jesús y le dijo: De cierto, de cierto te digo, que el que no naciere de nuevo, no puede ver el Reino de Dios.” v.3

A mi nieto le correspondió leer el artículo “El siglo del yo”, un extracto del documental que se refiere a Edward Bernays, quien fuera sobrino de Sigmun Freud. Como me pidió ayuda para comprender su contenido leí y revisé el video correspondiente.

Este artículo se refiere al hecho que el sobrino de Freud toma de las teorías psicoanalíticas de su tío, sobre el inconsciente para aplicarlas en política, economía y especialmente en las propagandas o publicidades con el fin de manipular la mente de las masas consumidoras. Dentro de cada individuo existe un ángel y un monstruo, es a éste a quien dominar y tener quieto, según Freud.

Me pareció muy interesante la lectura, algo tan natural en nuestra sociedad, pero con una gravedad terrible para la salud mental de las personas. El daño es que la masa no percibe cómo se manipulan sus necesidades con una publicidad dirigida directamente al subconsciente; por eso existe el comprador o consumidor compulsivo. Compra de todo, aunque no sea necesario su uso.

Pero nuestro Señor Jesucristo no usa técnicas de manipulación de consciencia, no aplica lavado de cerebro para que una persona le siga. Jesús hace al ser humano nacer de nuevo, como le dijo al abogado, Nicodemo, doctor de la ley de Moisés – “tienes que nacer de nuevo”.

La necesidad mayor del ser humano no son los vicios, hábitos gastronómicos vestimentas de marcas, o las cosas materiales, sino encontrar la paz con Dios y, consigo mismo.

Luis Canihuante, Chile

Solo Cristo llena nuestro corazón



Meditación publicada en el libro devocional de RTM Alimento para el Alma – volumen 22. Para conseguir una copia de la edición impresa visítenos en Soriano 1335 (Montevideo, Uruguay) o en su librería cristiana más cercana.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *