Los años no vienen solos

10 septiembre 2020

La astrología y los cristianos

De la sección “Renovando el Espíritu” del programa “Los años no vienen solos”. Escuche aquí el programa: Extractado de Protestante Digital Millones de personas diariamente revisan su horóscopo para averiguar su futuro. Firman contratos, constituyen empresas, escogen oficios, hacen apuestas, […]
17 agosto 2020

El problema con el cristianismo “tal como soy”

De la sección “Renovando el Espíritu” del programa “Los años no vienen solos”. Escuche aquí el programa:  Extractado de “Vida, esperanza y verdad“ “Tal como soy” es uno de los himnos más populares del cristianismo protestante. Charlotte Elliott lo […]
20 julio 2020

Sufrimiento y ética cristiana

De la sección “Renovando el Espíritu” del programa “Los años no vienen solos”.   Escuche aquí el programa:      Extractado de “Evangélico Digital“ (…) La muerte es un fenómeno irreversible que forma parte del proceso natural de la […]
19 junio 2020

Como niños pequeños

De la sección “Renovando el Espíritu” del programa “Los años no vienen solos”.   Escuche aquí el programa:        Extractado de “Vida esperanza y verdad“ Al mirar atrás, con frecuencia me doy cuenta de que las acciones […]
8 junio 2020

Hablar la verdad en amor

De la sección “Renovando el Espíritu” del programa “Los años no vienen solos”.   Escuche aquí el programa:      Extractado de “Vida, esperanza y verdad“ Lo que decimos y por qué lo decimos tiene un gran impacto en […]

Este dicho popular que le da nombre al programa se utiliza haciendo referencia a reumatismos, canas, pérdida de memoria, etc.

Nosotros pretendemos hacerle al dicho popular un giro inverso, volviéndolo hacia su lado positivo y pensar en lo bueno que traen los años.

En el libro de Job 12:12 dice lo siguiente: “En los ancianos está la ciencia, y en la larga edad la inteligencia.” Así que de acuerdo a la Palabra de Dios, con los años también vienen la ciencia, la sabiduría y la inteligencia.

Hay un bagaje de experiencia que debe ser valorado.

Conducen: Nancy Rodríguez Antivero y Esteban Larrosa